Bolivia - Año 1 - Nº 7 - Diciembre 2016

AGUA ES VIDA,
NO ES MINERÍA

Rojo Peláez - Periodista.

En las bocas de la impostura, la mentira y/o la verdad, se reciclan en desconfianza e incertidumbre que exasperan la indefensión ciudadana. La mendacidad o costumbre de mentir de las autoridades, había sido "ancestral y fundacional en tiempos de cambio".

El "primera vez en la historia" y el "ahora es cuando", en su guerra de conquista del poder, el resentimiento considera autoritariamente que el agua no es vida. Sino insumo para la producción minera que explota oro y otras riquezas que generan ingentes cantidades de dinero, pero que la "inversión de capitales", no paga, por usarla.

El presidente de Bolivia, Evo Morales y el ministro de Minería, César Navarro, le mintieron a la opinión pública nacional e internacional. El primero, el reciente 21 noviembre negó que en cercanías del nevado Illimani, una empresa china consuma agua que debe llegar a La Paz. Pidió a los que informan ese extremo demostrar sus acusaciones. Y sobre esas versiones de las redes sociales señaló que "tienen una intencionalidad política". Su subconsciente, "concientemente" apuntó al no desvío de aguas y soslayó la extracción minera en ese coloso paceño y boliviano.

El ministro César Navarro, minutos después, dejó mal parado al presidente de los bolivianos: "No existe una empresa china en actividad productiva, estas áreas concesionadas o en contrato no están en actividad productiva y tercero, el agua que consumen, si es que existiera actividad productiva, está en la cuenca del Ilimani, que no suministra agua para el consumo de los hombres y mujeres que habitamos en la ciudad de La Paz", declaró enredadamente.

En los hechos, desmintió lo que había negado el Mandatario boliviano sobre "el no desvío de aguas que existen en lugares distintos a las faldas del Illimani", pero confirmó actividad minera y desvío de aguas que fluyen de este nevado majestuoso. No es creíble que la minería la "bombee en satélites" desde Pekín u otras capitales del mundo. Entonces, para los ojos y oídos gubernamentales, "no hay y hay actividad minera" y existe agua que se desvía para esa labor, pero que "no es la que alimenta a las represas de La Paz".

La escasez de agua en varios barrios de La Paz, El Alto, Oruro, Cochabamba, Chuquisaca y Tarija. La ineficiencia se "lava las manos" en una cuenca, en la que fluyen irresponsabilidad, inoperancia y corrupción. La prioridad en la gestión del presidente Morales, es empeorar lo malo que hicieron sus antecesores. Así, inescrupulosamente, las represas SIN AGUA están en su "máximo nivel de y con disculpas públicas".

La impostura gobernante está sometida AL IMPERIO CHINO CAPITALISTA, abanderado de la globalización y a poco de convertirse en el principal acreedor de los bolivianos. A los comerciantes, no les interesa que la falta de agua afecte a miles de niños, ancianos, mujeres y hombres en hogares, escuelas, hospitales, orfanatos y asilos que, desde el 8 de noviembre de 2016, subsisten bajo un deficiente racionamiento de agua que es vida y no es minería.

Para completar la calamidad política y humana provocada por la ineficiencia, ese resentimiento, vía LA MALA PALABRA, red social presuntamente creada por los impulsores del efímero periódico el Desacuerdo, entre ellos, Manuel Canelas (ahora diputado) Boris Miranda y Susana Bejarano; miserablemente intenta reducir el problema del agua y las protestas que genera, a los "culitos blancos de la zona Sur con jacuzis y piscinas vacíos y secos". Richard Sánchez, nombre real y/o ficticio, ser humano o reencarnado en un Mouse de alguna computadora de la Red ATB, puede y debe desmentir este extremo.

Es más, alguna mentalidad comienza a infestarse con torpezas parafraseadas como: "Los culitos blancos son los que reclaman"; "las autoridades no pueden orinar y llenar los embalses" y "los pocos que protestan en la zona sur por la carencia del agua, son los que quieren privatizarla".

Urge discernir que la vida no es más y/o menos vida, por el color de la piel. No es izquierdista y/o derechista, aquel que entiende que las enfermedades que quebrantan y también terminan la salud humana, no discriminan raza, edad, género, contextura física, solvencia económica y militancia partidaria oportunista.

Que el autoritarismo trabaje sentado en "inmuebles y muebles dignos", es una infamia que se jacta desvergonzadamente. Si cambiar de amos es recuperar dignidad y soberanía, este régimen político delincuencial prostituyó conceptualmente lo "revolucionario antiimperialista".

El presidente Juan Evo Morales Ayma y los ministros de la Presidencia y de Economía y Finanzas Públicas de Bolivia, Juan Ramón Quintana Taborga y Luís Alberto Arce Catacora, respectivamente, deben responder por los $US. 5.000.000.00 (CINCO 00/100 MILLONES DE DÓLARES) desembolsados al entonces Secretario Ejecutivo de la CSUTCB, Isaac Ávalos Cuchallo y a los nueve dirigentes de igual número de federaciones departamentales, según carta M.P.R.-G.G.P Nª 02926/2008 de 10 de enero de 2008.

Por esta conducta abusiva de casi ocho años transcurridos, la demagogia locuaz se muerde la lengua y no deja de rendir culto a los colonizados por la corrupción. Aquella, que no disminuye, sino aumenta y empeora a poco de dos siglos de existencia de Bolivia. Los contribuyentes la subvencionan y la alientan, porque no exigen a ningún poder público fiscalizar y cortar la hemorragia de dinero público.

El "atraco" de enero de 2008 no tiene relación alguna con el de Calamarca, porque esos asaltantes no usaron el voto popular. La oposición partidaria no fiscalizó durante ocho años esta apropiación, malversación y despilfarro de dinero de las arcas públicas. La industria electoral que funciona a punta de delitos PRECLUIDOS, tiene mucho que ver para esta institucionalidad administrada por "bandoleros de la política".

Cambiar de amos por "intereses geopolíticos de la corrupción mundial", degenera en una "decisión inteligente" que comercia el sacrificio de vidas que derramaron sangre por la independencia de la tierra donde nacieron. Los que murieron, no lo hicieron para que el abuso de poder pretenda exportar electricidad a un mercado incierto; CON IRRACIONAL Y CERTERA DESTRUCCIÓN DE LA NATURALEZA Y SU BIODIVERSIDAD.

En una carrera de postas, el bandidaje gubernamental de variada extracción social que administra Bolivia, PASA DE MANOS Y BOLSILLOS DE UN AMO A MANOS Y BOLSILLOS DE OTRO AMO. A poco de cumplir 200 años de vida republicana, estuvo bajo tutela del imperio ESTADOUNIDENSE y, recientemente, se ha entregado al CHINO.

El dinero, no es todo. Hasta donde se conoce, ningún caudillo repartía dinero en 15 años de lucha por la independencia de la Corona Española, descubridora, conquistadora y/o colonizadora, según lectura de la visión política del sujeto pensante, es repetir hechos para que los sofismas de "dos y más caras", se atribuyan inmerecidas licenciaturas y doctorados con libretas de Servicio Militar.

Falta agua en La Paz y en otros cinco departamentos de Bolivia, por la inoperancia e improvisación gubernamental en 11 años de gestión. Admitirlo, ya es una primera señal de un diluvio para limpiar prejuicios y taras mentales. ( LUPA )