FOJAS

“Inocencia encarcelada, culpabilidad libre”. (ARATICO)

El MAS: ¿Panacea para
Bolivia y Sudamérica?

Mateo Espina Robles.
Periodista.

El 22 de enero reciente, en un informe de 12 años de gestión gubernamental, el vicepresidente y presidente inconstitucionales de Bolivia, Álvaro García Linera y Juan Evo Morales Ayma, respectivamente, mostraron a su gobierno, como la “panacea” (remedio) para Bolivia y Sudamérica.

Para el presidente Evo Morales y Vicepresidente Álavaro García, ¿el consumismo es indicador de desarrollo económico?

Dos discursos de autoridades de poderes distintos, al radioescucha y al televidente hacían imaginar que escuchaba y veía a dos presidentes de Bolivia. La primera alocución duró minutos y la segunda demandó al menos dos horas.

Antes de ambas intervenciones discursivas, se observó la utilización de niños cuando García Linera ingresó al redil que maneja por más de una década. Incluso si son sus familiares, se abusó de los infantes cualesquiera haya sido la motivación. La paternidad responsable y amorosa, no necesita aparatosidad y exhibicionismo.

Toda arrogancia intelectual termina en insensatez, porque enceguecida por el poder y la jactancia, ni borrosamente quiere ver que muchos sujetos pensantes conocen que las guerras y las confrontaciones en el planeta Tierra, responden al diseño forzado precipitadamente en cada tiempo manejado por intereses de las élites del mundo.

Lo que sucediera y comenzara desde 1988 del siglo pasado, es lo que el poder masónico construye como Nuevo Orden Mundial-NOM- La distribución de áreas de dominio geopolítico más reciente, se había remontado al siglo XX. Un proceso que experimentó trastornos, precisamente en los últimos 15 años antes de llegar al año 2000.

El movimiento Solidaridad, de Linch Valessa, la Perestroika, de Mijail Gorbachov y la caída del Muro de Berlín, no se registraron por generación espontánea. La consolidación y posterior desintegración de la otrora URSS, no está al margen del diseño de la masonería planetaria.

Entonces y dentro de este contexto terrenal, los agentes orgánicos de esta intelectualidad arrogante y jactanciosa, abusan hasta la verborrea de las categorías tesis, antítesis y síntesis. No es honesto inventar algo que ya existe.

Aterrizaje forzoso

Este tipo de intelectualidad, de este contexto que conoce la gente del llano, vía impostura, se esfuerza en algún tipo de “lavado de cerebro”. Irrespetuosamente y con rasgos de paternalismo político, refiere datos desde ciencia espacial y la luna hasta tecnología de comunicación telefónica celular ultramoderna.

Si para semejante crecimiento y desarrollo del conocimiento, ya no se necesita miles de hectáreas de tierra, sino solamente megas y gigas; sería alentador y edificante para la naturaleza y su rica biodiversidad, que la agroindustria boliviana y mundial, ya no destruya el medioambiente con la tala de millones de árboles para ampliar la frontera agrícola. Toda deforestación extermina la vida de la naturaleza.

Cabe establecer que se anota con cargo a inventario cada uno de los datos, indicadores y variables de crecimiento y desarrollo económico, construcción de infraestructura caminera, industrialización de recursos naturales, construcción de hospitales y consiguiente equipamiento moderno, tecnificación del conocimiento, creación de ítems y construcción de nuevas escuelas. Es que el Censo de Población y Vivienda de 2012 fue una estafa al país, porque inescrupulosamente fue realizado con una cartografía antigua y desactualizada.

Repetir inversiones públicas sin desarrollo productivo para diferenciar tiempos de “entreguismo y de revolución”, degenera en apología de la demagogia que se indigesta con tantos embustes. No completar el contexto de los ingresos fiscales, es otra deshonestidad intelectual.

En el ámbito de la Deuda Externa Pública, destacar sin precisar los montos de las condonaciones del Banco Mundial, BID y de los gobiernos de España y Japón, significa desinformar. No se menciona a cuánto suma el total de la deuda externa de Bolivia. La otra deuda, la interna, parecería que no se anota en el libro de cuentas.

Proyectar ser centro energético de la región, insistir con energía nuclear, ratificar la construcción de las represas Bala, Chepete y las Rositas, constituye la destrucción del medioambiente y su rica biodiversidad. Discursear sobre planes de agua para riego y para consumo humano y de otros seres vivos, implica otra irresponsabilidad. Hace décadas, la sequía que azota al chaco boliviano que abarca Santa Cruz, Chuquisaca y Tarija, no encuentra una solución definitiva y estructural.

Los informes del 22 de enero pasado, se limitan a montar o armar una “panacea plurinacional sin bases sólidas”. Con proyecciones de crecimientos económicos, no se puede seguir con ininterrumpidas campañas electorales para anunciar dobles o triples aguinaldos.

Una realidad lacerante construida por la irresponsabilidad, corrupción e impunidad “revolucionarias”. Para esto no se necesita de presupuesto. El despilfarro abusivo en propaganda y publicidad gubernamental, es política pública consensuada por la cúpula.