ZUMO

“Alimenta el pluralismo de ideas”. (ARATICO)

ESCRITO ESTÁ

¡Sábado: mandamiento;
domingo:arbitrariedad!

otrojo

Cualquier persona podría decir que el día para adorar a Dios es lo de menos, porque esto se puede hacer todos los días, y esto es así, todos los días y a cualquier hora podemos adorar a Dios.

Pero a la hora de dedicarle un día, en forma exclusiva para adorarle y para olvidarnos de todas nuestras actividades de la vida cotidiana, para dejar a un lado nuestros trabajos y ocupaciones diarias. Entonces, debemos recordar que Dios no pide cualquier día de la semana, manda en forma exclusiva el sábado (Éxodo 20:8-11)

El sábado es un día establecido por Dios, quien lo bendijo y lo apartó exclusivamente para él al declararle santo (Gen 2:1-3). El Sábado es un día para apartarnos de nuestros trabajos, de nuestras conversaciones cotidianas, de nuestros caminos y actividades diarias y deleitarnos en Jehová (Isaías 58:13,14).

Se lo dedica para hacer la obra del Señor, haciéndole el bien a los demás, ayudando al necesitado y a trabajar, no en nuestra obra, sino en la obra del Padre celestial (Mat 12:9-12)

Los argumentos de los que adoran en domingo:

a) Jesús resucitó en domingo:

Este viejo y desgastado argumento no tiene ningún fundamento bíblico. El hecho de que Jesús haya resucitado en domingo, no indica que él con esto esté haciendo una nueva creación ni un nuevo pacto ni estableciendo un nuevo día de reposo. La Biblia no menciona nada de eso y esto es simplemente una excusa porque Jesús resucitó un domingo y descansó el sábado en la tumba dejando ejemplo de obediencia aún en su muerte. No hay un solo texto que establezca que el domingo es instituido como nuevo día de reposo por el hecho de que Jesús haya resucitado en dicho día.

b) No se ordena guardar el sábado

Algunas personas argumentan que no se debe guardar el sábado porque no hay un solo texto del Nuevo Testamento que ordene guardar dicho día. Esto no es ningún argumento porque en el Nuevo Testamento tampoco hallamos un texto que hable del tercer mandamiento “No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano…” y no por eso se va a tomar vanamente el nombre de Dios.

Tampoco hay en el Nuevo Testamento un texto que ordene al cristiano no consultar a los muertos, no hay uno que ordene no practicar zoofilia, no hay uno que ordene devolver el diezmo, etc. Así que mencionar que no hay un mandamiento sobre el sábado en el Nuevo Testamento es una simple excusa y no se constituye en argumento. Todas estas cosas junto al sábado no fueron reafirmadas por los discípulos ni por Jesús porque eran verdades que se conocían y que tenían bastante claras los hijos Dios.

Es bueno mencionar que Jesús estableció claramente, hablando de las señales que preceden su venida, que antes de su venida, su pueblo debía orar para que su huida no fuera en sábado: “Orad para que su huida no suceda en invierno ni en sábado” (Mat 24:20) Nueva Versión Internacional. Con esto establecía que su pueblo guardaría el sábado antes de su venida y debía orar para no tener que salir corriendo en dicho día.

c) La ley está abolida.

Bajo este argumento citan pasajes como el de Colosenses 2:14-17 y Efesios 2:15 pero los estudios de los escritos originales establecen claramente que no se refieren al sábado semanal sino a los sábados ceremoniales que abarcaban los días de las fiestas judías y en Efesios se refería a la circuncisión y sus ordenanzas.

A la hora de aplicar ese supuesto argumento de decir que la ley está abolida solo pretenden aplicárselo al sábado, mientras que al resto de los mandamientos no. Pero para ello deberían presentar un texto que diga que de los 10 mandamientos el único abolido es el sábado, pero no lo presentan porque no lo hay, así que decir que no se debe guardar el sábado porque la ley está abolida, es totalmente falso. Jesús mismo estableció que no había venido a abolir ni a la ley ni a los profetas, sino que había venido a cumplir.

“No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.

Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido” Mat 5:17,18 Y hasta ahora ni el cielo ni la tierra han pasado

d) El sábado era solo para los judíos

Este es otro desgastado argumento. No hay una sola evidencia bíblica que establezca que el sábado era solo para los judíos. El sábado fue establecido por Dios desde la misma creación, muchos siglos antes de que existiera la nación israelita. “Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos. Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación” (Gen 2:1-3)

El sábado fue dado como norma de obediencia y serviría como señal entre Dios y su pueblo, pero decir que era solo para ellos es algo contradictorio, debido a que fue dado en la creación, antes de que existieran los judíos y el mismo Jesús dijo que había sido dado a la humanidad. “También les dijo: El día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del día de reposo” Mar 2:27 El término hombre es traducido del griego “ándsropos” que significa gente, hombre, humano. Indicando que el sábado es un día que fue hecho por causa de la humanidad y no solo de los judíos.

Otro aspecto que debemos tener en cuenta es que Jesús se presenta como el Señor del sábado “Sepan que el Hijo del hombre es Señor del sábado” Mat 12:8

Con ellos se dio a entender que el sábado es un día de su propiedad. El término Señor deriva del griego “kurios” Señor, Soberano, Dueño, Amo. Así el sábado es propiedad exclusiva de Jesús, tal como lo dijera en Isaías 58:13,14 donde se dice que debía ser dedicado solo a hacer, hablar y actuar según la voluntad de Dios.

e) No hay evidencia antes de Sinaí

Algunos dicen que no se debe guardar el sábado porque no hay una evidencia que diga que se guardaba antes de la promulgación de la ley en el monte Sinaí y que por lo tanto fue dado solo a los judíos en el monte Sinaí. Pero yerran porque sí hay evidencias bíblicas que establecen que el sábado se guardaba antes del Sinaí.

      1. Guardado en Egipto.

      Faraón se quejó ante Moisés y Aarón de hacer cesar al pueblo de sus obras

      “Dijo también Faraón: He aquí el pueblo de la tierra es ahora mucho, y vosotros les hacéis cesar de sus tareas” Ex 5:,5

      Es interesante notar que la palabra traducida como “cesar” en el versículo 5 deriva de un término egipcio para sábado, y en hebreo la palabra que aparece es “shabát” y hace referencia a guardar el sábado.

      2. Guardado en el milagro del maná

      Cuando leemos Éxodo 16 podemos darnos cuenta que el mismo pueblo de Israel guardó el sábado no saliendo a recoger maná, antes de que Dios les dijera que lo guardaran, indicando con ello, que ya ellos conocían que el sábado se debía guardar.

      16:21 Y lo recogían cada mañana, cada uno según lo que había de comer; y luego que el sol calentaba, se derretía.

      16:22 En el sexto día recogieron doble porción de comida, dos gómeres para cada uno; y todos los príncipes de la congregación vinieron y se lo hicieron saber a Moisés.

      16:23 Y él les dijo: Esto es lo que ha dicho Jehová: Mañana es el santo día de reposo, el reposo consagrado a Jehová; lo que habéis de cocer, cocedlo hoy, y lo que habéis de cocinar, cocinadlo; y todo lo que os sobrare, guardadlo para mañana.

      16:24 Y ellos lo guardaron hasta la mañana, según lo que Moisés había mandado, y no se agusanó, ni hedió.

      16:25 Y dijo Moisés: Comedlo hoy, porque hoy es día de reposo para Jehová; hoy no hallaréis en el campo.

      16:26 Seis días lo recogeréis; mas el séptimo día es día de reposo; en él no se hallará.

      Esto demuestra que ellos ya conocían del mandamiento del sábado.

      3. Abraham guarda los mandamientos “Por cuanto oyó Abraham mi voz, y guardó mi precepto, mis mandamientos, mis estatutos y mis leyes” Gen 26:5. En este pasaje se utilizan 4 términos diferentes. Mshmart, mzvot, huqot y torot (de Toráh: ley) para describir que Abraham guardó los 10 mandamientos. ¿Cómo sabemos que guardó los mandamientos y entre ellos el sábado?

Si recurrimos al método de comparación de textos o términos, entonces podemos comparar el término mandamiento (Toráh), con el utilizado por Dios en Éxodo 16: donde hablando del sábado le menciona como uno de los mandamientos de la Toráh “Por cuanto oyó Abraham mi voz, y guardó mi precepto, mis mandamientos, mis estatutos y mis leyes” (Gen 26:5) “Y Jehová dijo a Moisés: ¿Hasta cuándo no querréis guardar mis mandamientos y mis leyes?” (Ex 16:28.

De Abraham se dice que guardó las leyes de Dios, mientras que en Éxodo dice que el sábado era parte de esas leyes, con ello se puede deducir que Abraham guardó el sábado.

e) Gentiles no guardaron el sábado

Este argumento carece de base bíblica y solo es utilizado como una excusa. Si leemos la Biblia podemos darnos cuenta que los gentiles guardaron el sábado y lo dedicaron a la adoración a Dios. Hechos 13:42-44

Cuando salieron ellos de la sinagoga de los judíos, los gentiles les rogaron que el siguiente día de reposo les hablasen de estas cosas.

“Y despedida la congregación, muchos de los judíos y de los prosélitos piadosos siguieron a Pablo y a Bernabé, quienes hablándoles, les persuadían a que perseverasen en la gracia de Dios.

El siguiente día de reposo se juntó casi toda la ciudad para oír la palabra de Dios” Hechos 18:4“Y discutía en la sinagoga todos los días de reposo, y persuadía a judíos y a griegos”

Algunos como argumento dicen que Pablo ingresaba a la sinagoga a evangelizar a los judíos, pero ese argumento es errado porque dice la Biblia que él ingresaba allí conforme a su costumbre(Hechos 17:2).

No hay un solo texto bíblico que diga que los apóstoles o los primeros cristianos se reunían en domingo. Todas las ocasiones son presentadas como congregados en sábado conforme al mandamiento.

Conclusión

Adorar en sábado o domingo es igual, todos los días son de Dios. Pero dedicarlo exclusivamente para la adoración la Biblia establece que para ello Dios dejó el sábado y no otro día. No hay una sola evidencia bíblica que confirme que el día de reposo es el domingo. Dios nos dejó seis días para hacer todas nuestras labores y actividades y solo nos pide que le dediquemos exclusivamente el sábado a su obra.

Se pueden presentar muchas excusas para decir que no es necesario guardar el sábado, pero en la Biblia no hay una sola evidencia que confirme eso. Los cristianos, el sábado debe ser dedicado al Señor, dado que fue el día que él estableció y reconoció como bendito y santo.

Fuente:

Biblia Reina Valera 1960; Biblia Nueva Versión Internacional; y Guia de estudio de la Biblia de Escuela Sabática, primer trimestre 2012, páginas 52,53