FOJAS

“Inocencia encarcelada, culpabilidad libre”. (ARATICO)

¿Pantalones, faldas y poder?

otrojo

En el portal, chaco.amazonia@gmail.com, se informa que Gisela Karina López Rivas fue promovida a ministra de Comunicación; el 25 de enero de 2017. Carlos Flores Menacho fue promovido (por López) a Gerente General de Bolivia TV. Este alto funcionario, denunciado por acoso sexual, laboralmente ya había acompañado a la ministra López, cuando ella trabajaba en Full TV y en El Deber.

¿El poder político los junta? ¿Trabajan por el país? - Ministra de Comunicación, Gisela Karina López Rivas y el ex Gerente de BoliviaTV, Carlos Flores Menacho.

Es decir, en los hechos por méritos propios y no por tráfico de influencias partidarias y/o nepotismo, los dos trabajaron juntos, tanto en el sector privado como en el ámbito público gubernamental. Sin prejuicio alguno, ambos fueron “relocalizados“ cuando López era viceministra de Autonomías y cuando se desempeñaba como gerente de Bolivia TV-Santa Cruz.

Dentro de varias denuncias de acoso sexual en la empresa pública, BoliviaTV, contra su entonces Gerente Nacional, Carlos Flores Menacho, aparece este indicio que, por su recurrencia causal y/o casual, llama la atención. En este escenario, como protagonista estelar del poder y no de la farándula, se identifica a la ministra de Comunicación, Gisela Karina López Rivas, misma que este 2018 puede ser ratificada y/o destituida en y de esa cartera de Estado.

Si este indicio fuese investigado con idoneidad y probidad, se constituiría en evidencia y/o prueba plena para confirmar y/o desvirtuar las relaciones laborales y personales de la entonces autoridad denunciada por acoso sexual con la ministra de Comunicación, Gisela Karina López Rivas.

Trascendidos referidos a escuchas telefónicas dentro de un plan de espionaje oficial, gubernamental y estatal, permitieron desvelar periodísticamente el escándalo conocido como el caso Watergate, en Estados Unidos. Ocurrió allá por la década de los años 70, Su presidente en ejercicio, el republicano Richard Nixón fue destituido por el Congreso estadounidense.

Si existe algún parangón entre ambos casos, es aquel del trascendido y de este indicio recurrente y llamativo que aquí se establece. En el caso que nos ocupa, se ensaya una hipótesis sobre la potencial concurrencia de pantalones, al margen de las faldas. Tanto la idoneidad como la probidad tienen la palabra. Otros requisitos, si no se abstienen, se les observa su admisión.

Las sábanas pueden ser parte de un hecho de crónica roja que, por línea editorial, no recibe cobertura y tratamiento en este periódico digital mensual que analiza, comenta y opina sobre hechos públicos que degeneran en abuso de poder.

Cuando precisamente, tales “sábanas son manchadas por el abuso de poder”, definitiva y totalmente cambia su caracterización. Ya sea una relación laboral u otra personal, no debiera ser la energía que mueva el aparato estatal y gubernamental para perseguir con juicios penales a mujeres periodistas que denunciaron acoso sexual.