LUPA

“Una herramienta para aproximarse y discernir los hechos”. (ARATICO)

Lenguas “sueltas” en la OEA

Rojo Peláez.
Periodista.

Un fascismo político perverso es el que nutre y envuelve el comportamiento político de los pensantes y actuantes del MAS. En la Organización de Estados Americanos-OEA-en Washington, Estados Unidos, lenguas “sueltas” hablaron.

El abuso de poder habló en la OEA.

Después de viajar con todo pagado, el ministro de Justicia, Héctor Arce Zaconeta y la presidente de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño, como fervientes cultores de la personalidad del presidente Juan Evo Morales Ayma, “soltaron” sus lenguas.

Estas autoridades públicas, el 4 de octubre de 2017 no encontraron legislación que respalde la conducta de los que actúan como “malhechores”. Se limitaron a cuestionar y fustigar innecesariamente al Secretario General de la OEA, Miguel Almagro, uruguayo él.

Un abogado y un médico que, en 11 año y 10 meses, usufructúan del poder, no disciernen que la conducta que asumieron, no tiene respaldo jurídico, incluso, con alguna interpretación y aplicación discrecional de la ley. Los vituperios y demás aberraciones, antes que después, dejará de servirles para confundir y engatusar.

Interpelar internacionalmente que Almagro, no puede ni debe “estar por encima de los jueces y tribunales instituidos en los países americanos”, es como que un tuerto critique a otro tuerto, aunque entre ciegos sea el rey. O que, tal ciego-rey, culpe a cualquier imperialismo.

Los operadores de la maquinaria industrial de la política partidaria, no se hartan con la franca descomposición moral que provocan con las tropelías cometidas. El “muyu muyu” que padecen, no les permite entender que también es corrupto aquel que no respeta la ley.

Contexto

Mediante su cuenta Twiter, el Secretario General de la OEA, en septiembre pasado señaló que en una democracia se debe respetar los resultados de un referéndum. El 21 de febrero de 2016, en un evento de esta naturaleza, una mayoría de ciudadanos bolivianos votó NO a la modificación del artículo 168 de la Constitución Política del Estado que limita el ejercicio del poder.

Esta lectura u opinión política respaldada en la Carta Democrática de la OEA, el MAS y su idolatría personal consideró como intolerable injerencia extranjera en asuntos internos de Bolivia. Lo que trasluce que también fue nacionalizado tan importante documento constitutivo.

La diarquía que impera en Bolivia, inescrupulosamente, a todo lo que viene de Cuba, Venezuela, China e Irán y le favorece a su accionar policíaco, define como “solidaridad internacional para la liberación de los pueblos”. Es decir, discierne injerencia positiva de injerencia negativa.

Héctor Arce Zoconeta, se insiste, el pasado 4 de octubre, con lengua “suelta” cuestionó el criterio de opinión de Almagro, referido a los resultados de un referéndum. Se sintetiza, “vio una paja en ojo ajeno, no los troncos que tiene en los suyos”.

La impostura es aquella anatómica que calza muy bien en cada uno de los miembros de la cúpula del MAS y del gobierno. El cinismo, no sirve para remendar la consigna: “hidalguía revolucionaria y patriótica”, aunque reciba apología mediática.